Tienda de alimentación natural.

Caldo de huesos

Caldo de huesos, fuente de salud

Lo que ha sido un plato de nuestras abuelas, ha pasado en estos tiempos al olvido. Por un lado, la invasión de los  ultraprocesados y, por otro lado, la falta de dedicación a la cocina y a la alimentación sana, han echo que platos tan saludables como los caldos hayan caído en el olvido.

También ha influido el defenestrar continuamente nuestra alimentación base, la cual ha llevado a la humanidad a vivir por los siglos de los siglos y a adquirir costumbres que la industria alimenticia y farmacéutica nos venden a todas horas a través de los medios de comunicación. Es mejor que tomes un supuesto colágeno en polvo que te vende la industria, que hacer en tu casa un excelente caldo de huesos.

Sí, puede ser mejor -me responden algunas personas- pero no tengo tiempo.

Actualmente, existen ollas de cocción lenta que puedes dejar durante toda la noche y cuando te levantes lo tienes listo. Y, si no tienes una olla de cocción lenta, lo haces en una olla normal durante unas 6 horas mínimo. Cuando llegues de trabajar la pones al fuego hasta que te acuestes.

Pero ¿qué es un caldo de huesos?

El caldo de huesos es una infusión mineral hecha a base de huesos de animales sanos y de pasto.

En todo momento he estado hablando del caldo de huesos casero, que no es lo mismo que el producto vendido en los supermercados de vacas, pollos ,cerdos o pescados mal alimentados, y , con una triste vida de encierro sin movilidad. Busca la máxima calidad ya que estarás extrayendo sus minerales y bebiendo una concentración de los mismos.

La cocción larga permite que los nutrientes presentes en los huesos se extraigan de los mismos y vayan a parar al agua, es decir, nuestro caldo, un caldo lleno de nutrientes. Es fácil de hacer y económico.

Beneficios

  • Es  una excelente fuente de minerales como el calcio, necesario para los huesos y los dientes, o el magnesio para mantenernos fuertes y sanos. También es rico en azufre potasio.
  • Refuerza el sistema inmunológico.
  • Es rico en glucosamina y condroitina, excelentes para las articulaciones.
  • Excelente fuente de  prolina y glicina que, a pesar de estar presente también en la carne de alta calidad, están más concentradas en el caldo de huesos y son mejor absorbidas por el cuerpo a través del mismo. La glicina es necesaria para sintetizar el ADN y muchas proteínas, ayuda a regular los niveles de azúcar en sangre, estimula la reparación y el crecimiento de los músculos, aumentando los niveles de creatina y regulando la secreción de la hormona del crecimiento humano desde la glándula pituitaria. Además, reduce el estrés y mejora el estado anímico. La prolina, unida a la vitamina C, es excelente para nuestra piel.
  • Mejora la digestión, ayudando a descomponer las verduras, y, la gelatina, ayuda a reparara la salud del sistema digestivo. Por ello, es ideal para añadir en tratamientos de enfermedades digestivas como colitis, úlceras o la enfermedad de Crohn.
  • El tejido conectivo es feliz con un caldo de huesos al ser rico en gelatina y colágeno, que nos ayudan a mantener unas uñas y un pelo ideal. Además, mejora la celulitis por su alto contenido en colágeno.

¿Cuáles son los tiempos de cocción?

En olla de cocción lenta:

  • 48 horas para huesos de carne vacuna.
  • 24 horas para huesos de ave.
  • 8 horas para huesos de pescado.

En olla normal:

  • 6 horas para huesos de carne vacuna (su hueso es ideal).
  • 2 horas y media para huesos de ave o pollo.
  • 1 horas para huesos de pescado.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *